Solo aquellas personas que padecen un dolor de espalda constante e intenso pueden saber los efectos que el mismo puede generar en su día a día, llegando también a ocupar la totalidad de los pensamientos en alternativas que les permitan experimentar alivio.

La descompresión vertebral axial no quirúrgica es una opción excelente y que cada vez se practica más entre las terapias principales para poder aliviar el dolor de espalda. En este post nos dedicaremos a profundizar sobre esta práctica en el caso de que estés interesado en probar sus beneficios.

¿Qué es la descompresión vertebral axial?

La descompresión vertebral axial es un proceso indoloro que puede realizarse sin la necesidad de una cirugía. El procedimiento se realiza por un sistema exclusivo que permite mediante una mesa motorizada realizar una descompresión intervertebral a través de distracción y sin llegar a producir ningún tipo de espasmo muscular.

Este último aspecto es realmente importante, ya que, ofrece un gran avance en la ciencia de la descompresión sin cirugía y permite diferenciarse claramente de los métodos de tracción tradicionales. Mientras que con los métodos tradicionales la distracción que alcanzan puede ser de +40mm de mercurio, con la descompresión vertebral axial se consiguen -150mm de mercurio, logrando de esta forma generar un vacío.

A través de esta nueva y novedosa práctica se busca reducir la presión intradiscal para mejorar la difusión osmótica de los fluidos y nutrientes hacía el disco. De este modo, se logra mejorar las propias capacidades fisiológicas del organismo en cuanto a su regeneración. Un aspecto realmente prometedor que ayudará a mejorar las condiciones del disco intervertebral, disminuyendo su presión en las raíces nerviosas, y, por ende, evitando la presencia de dolor en la espalda.

¿Por qué se recurre a la descompresión vertebral axial?

La columna vertebral se encuentra compuesta por numerosas vertebras, las cuales se ubican en un orden especifico (una encima de otra) para aportarle a la espalda la fuerza que necesita para soportar el peso del cuerpo y favorecer su movimiento.

Entre los cuerpos vertebrales se encuentran los discos, encargados de evitar que exista un roce entre vertebras y se genere un daño o dolor excesivo. Además, a través de ellas podremos encontrar la presencia de distintos nervios.

Cuando los discos pierden su fortaleza o se rompen, se puede generar una hernia de disco. Las hernias discales originarán problemas en la columna y dolores de espalda intensos debido a la compresión en los elementos nerviosos que se producen en el canal raquídeo.

¿Cuándo se realiza?

Es importante comenzar destacando que no toda persona es apta para recibir este tratamiento. Razón por la cual, primero deberá someterse a evaluación médica y con un especialista que determine si la persona puede ser sometida a la terapia. Para obtener está aprobación se realizan distintos exámenes entre ellos las radiografías.

Además, en algunos casos este tratamiento es la segunda opción de muchos pacientes. Es decir, una vez que ya los pacientes se han sometido distintos tratamientos como quirúrgicos y no quirúrgicos, suelen optar por esta opción, la cual, se destaca por tener muy buenos resultados en todos los pacientes que se ha probado.

¿Cómo es una sesión de descompresión vertebral axial?

Descompresion vertebral axial en hombreUna vez el paciente es aprobado para este tratamiento deberá asistir a un mínimo de 18 o 20 sesiones de aproximadamente 30 minutos de duración cada una; sin embargo, esto variará según las características individuales de cada persona y la evaluación del profesional.

El tratamiento lumbar se debe realizar siempre con la presencia de un profesional en la sala, ya que, hay que realizarlo con extrema precisión y en posiciones especificas para que el mismo pueda llegar a tener efecto. Sin embargo, gracias la precisión del diseño de la máquina será posible realizar esta terapia rápidamente y de forma completamente segura para el paciente.

Al finalizar cada semana de terapia, el médico registrará el progreso de la persona y recomendará una serie de ejercicios o movimientos y posturas que se deban evitar por un tiempo.  Además, al culminar el ciclo de terapias, el paciente deberá someterse a un reentrenamiento progresivo, es decir, aprender a realizar ejercicios que permitan proteger la musculatura de la espalda y recuperar completamente la funcionalidad de la misma.

¿Quiénes no deberían optar por este tratamiento?

Si cumples con algunas de las características que mencionaremos a continuación, lo más común es que no se apruebe la realización de esta terapia.

  • Malformaciones congénitas o lesiones patológicas que influyan o afecten la integridad o estabilidad de la columna vertebral.
  • Neoplasia.
  • Espina bífida.
  • Menores de 15 años.
  • Mujeres embarazadas.
  • Osteoporosis con más de 45% de pérdida de hueso.
  • Espondilolistesis de 2 grado en adelante.
  • Eficacia del tratamiento

Según estudios realizados y el registro de expertos sobre los avances de esta terapia, se ha determinado un porcentaje mayor al 70% de éxito en tratamientos para hernias discales y discos protruidos. Es decir, la descompresión vertebral axial ha funcionado en miles de pacientes en todo el mundo.

Por otra parte, debido a su amplio margen de casos exitosos, cada vez son más los médicos que recomiendan o determinan este tratamiento como primera opción para aliviar el dolor y las incomodidades de sus pacientes, convirtiendo la descompresión vertebral axial como la mejor alternativa para el cuidado de la columna vertebral.

Para finalizar, a pesar de las limitantes que posee esta terapia, para quienes puedan participar en ella representará un cambio bastante importante en su vida. No obstante, recomendamos nunca someterse a este tratamiento sin haber sido sometido previamente a los exámenes necesarios y contar con la aprobación médica.