¿Últimamente has sentido dolor en la parte baja de la espalda, entumecimiento, hormigueo o debilidad en tus pies, piernas y espalda? Cualquiera de estos síntomas pueden ser una señal de que estás sufriendo de ciática.

Muchas veces sentimos dolor en la parte baja de la espalda y no le damos la importancia que la misma merece. Para aquellos que estén sufriendo de ciática o tengan dudas de sus síntomas, en este post te mostramos toda la información que necesitais saber acerca de la ciática.

¿Qué es la ciática?

Cuando se emplea el término ciática estamos haciendo referencia a un dolor bastante fuerte que se genera a lo largo de todo el nervio ciático, el cual se encuentra desde la médula espinal y baja por la espalda ramificándose hasta la parte inferior de las piernas.

Este dolor puede llegar a ser muy intenso, pero por lo general, a pesar de que el nervio se ramifica en ambas piernas, el dolor solo se presentará en un lado del cuerpo. Este dolor puede ser provocado por una amplia variedad de causas como hernia de disco, obesidad, entre otros.., generando síntomas molestos e incómodos para cualquier persona.

¿Qué la puede Causar?

Debido a la ciática, se pueden presentar diversos dolores, alternación en sus funciones musculares y un alto grado de sensibilidad en el área afectada. Las causas de esta lesión suelen ser variadas, entre ellas encontraremos:

Hernia discal

Muchos médicos afirmarán que esta es la causa más común, sin embargo, simplemente es una de las muchas posibilidades. Cuando los discos (encargados de amortiguar el impacto entre las vertebras de la columna) se desplazan de su sitio o se rompen pueden provocar una presión excesiva sobre el nervio ciático, generando dolor en el paciente.

Lesión pélvica

La pelvis se encuentra en contacto constante con el nervio ciático, es decir, si se produce alguna lesión o fractura, la misma puede llegar a dañar este nervio provocando la ciática.

Estenosis raquídea

La estenosis raquídea es una malformación del organismo que consiste en un estrechamiento de los agujeros de la columna provocando que, el espacio que ocupan los nervios sea demasiado pequeño para ellos, por lo que, se genera una presión sobre los mismos que generará efectos secundarios en el funcionamiento del organismo.

Síndrome piriforme

El síndrome piriforme es el responsable de afectar al músculo piriforme (ubicado en la pelvis) provocando contracturas o espasmos involuntarios. A través de dicha acción se puede generar una irritación en el nervio ciático, ya que, el mismo se encuentra por debajo de este músculo.

Tumores

La presencia de distintos tumores en las vertebras o incluso en el páncreas pueden llegar a generar una compresión del nervio ciático, causando de este modo ciática.

Edad

Con el paso de los años los músculos y huesos comienzan a desgastarse y perder la fuerza que tenían, llegando a provocar ciática.

Obesidad

La columna vertebral es la responsable de mantener todo el peso de la parte superior, al sobrecargar a la columna con exceso de peso corporal se pueden producir cambios espinales que provocarían la ciática.

Embarazo

Al igual que en el caso anterior, con el embarazo se produce un aumento de peso que la espalda debe soportar y el útero deberá crecer, a consecuencia de cualquiera de estas características se puede ocasionar una presión o compresión en alguna de las ramificaciones de este nervio provocando la ciática.

Síntomas

Los síntomas de la compresión del nervio ciático además de ser realmente incomódas y molestas, pueden llegar a dificultar la realización de las actividades diarias de una persona. Entre los síntomas más comunes que se experimentan se encuentran:

  • Su intensidad dependerá de la causa de la ciática y que tan fuerte sea la comprensión del nervio. El dolor puede variar desde una leve molestia hasta un dolor intenso que dificulte realizar cualquier movimiento. Usualmente este dolor se encuentra ubicado en un costado, pero también puede reflejarse en la cadera, las piernas, parte posterior de las pantorrillas o las plantas de los pies.
  • Al presionar el nervio ciático es normal que se genere en el área completa de las piernas y los pies una sensación de hormigueo, ya que, el nervio ciático es el responsable de proporcionar sensibilidad en estas zonas.
  • En las mismas áreas que se presenta el hormigueo o el dolor también puede generarse una sensación de entumecimiento. No obstante, los pies son el área más común donde se presenta, generando una rigidez que impide realizar arqueo común del pie al caminar, dificultado realizar esta actividad.
  • Un síntoma bastante común es padecer una sensación de debilidad en cualquier área de la parte baja de la espalda hasta los pies.

Diagnóstico

El diagnóstico siempre dependerá de un médico que determine un tratamiento correcto que ayude a disminuir los síntomas de la ciática. Habitualmente, los médicos emplean un examen físico para determinar el diagnóstico, y a través de este se buscará la dificultad de realizar ciertos movimientos, reflejos tendinosos anormales y lentos, dolor en áreas específicas, entumecimiento, perdida de sensibilidad, etc.

Tratamiento

Sabemos que el dolor de la ciática puede llegar a ser realmente intenso y molesto; sin embargo, si es bien tratada es posible que se pueda en cuestión de pocas semanas controlar y disminuir con algún tratamiento no quirúrgico.

El tratamiento más común de la ciática se basa en la  fisioterapia con ayuda de algunos fármacos, dependiendo del caso. Los medicamentos están destinados a disminuir las sensaciones de dolor excesivo o molestias en el cuerpo. Mientras que, la terapia buscará aliviar la presión en el nervio a través de técnicas y ejercicios que se pueden realizar tanto en la terapia como en el hogar.

Prevención

A pesar del tratamiento recibido, la ciática puede volver a aparecer con el paso de los meses u años si no cuidamos correctamente nuestra espalda. Entre las medidas preventivas que podemos realizar para evitar su reaparición tenemos:

  1. Realizar ejercicio regularmente para fortalecer los músculos centrales y de la parte inferior de la espalda.
  2. Mantener una postura correcta tanto al sentarte como al caminar.
  3. Cuando levantes objetos pesados asegúrate de estar levantando el peso con las piernas y no con los músculos de la espalda.
Para finalizar, la ciática puede llegar a generar altos niveles de dolor e incomodidad en los movimientos, pero si se cuenta con el apoyo de un profesional de la salud es posible hacer desaparecer estos síntomas rápidamente.