La dorsalgia es un dolor realmente molesto que limita tus movimientos y genera una sensación de pesadez bastante incomoda en la espalda. Esta lesión es mucho más común de lo que crees y seguramente todos en algún momento de nuestras vidas la experimentaremos.

Para aquellos que estén padeciendo este dolor o para las personas curiosas, en este post te mostramos toda la información que necesitas saber acerca de la dorsalgia; qué es, sus causas, síntomas, como tratarla y prevenirla. Si quieres conocer en profundidad este tema no dejes de leer hasta el final.

¿Qué es la dorsalgia?

La dorsalgia o también conocida comúnmente como dolor de espalda o dolor en la región dorsal, es un dolor que surge entre la zona lumbar y la cervical como consecuencia de una gran variedad de causas. Además, la única manera de determinar el origen mecánico de este dolor es teniendo en cuenta los resultados de todos los diagnósticos realizados previamente, es decir, a simple vista (sin estudios) no es posible determinar la causa responsable del dolor dorsal ni su tratamiento más eficaz.

¿Por qué se produce?

Como mencionamos anteriormente las causas que pueden generar un dolor dorsal son realmente variadas, entre ellas podemos encontrar:

  • Una exposición continua a altos niveles de estrés y somatización emocional. Estas dos características son las responsables más comunes de la dorsalgia, ya que, la musculatura de esta área es lisa de carácter tónico y postural, es decir, se encuentra influenciada tanto anatómicamente como fisiológicamente por el sistema autónomo vegetativo, convirtiéndola en una zona fácilmente afectable por las influencias emocionales.
  • Otra causa muy común es la mala postura por periodos de tiempo prolongados, exposición constante a bajas temperaturas, giros bruscos o episodios de tos extensos.
  • Las enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y la espondilitis anquilosante suelen atacar la columna vertebral, por lo que, los daños ocasionados pueden generar casos graves de dorsalgia en los pacientes.
  • Las deformidades genéticas también juegan un papel fundamental, personas con tendencia cifótica, escoliosis o dorso excesivamente plano se encuentran mucho más expuestos a padecer dorsalgia.
  • En el área dorsal podemos encontrar distintos puntos gatillos miofasciales, los cuales representan el dolor en zonas localizadas y pueden irradiarlo hacia otras zonas.
  • Las hernias discales o el proceso degenerativo de estas suelen ocasionar dorsalgia o agravar este cuadro con síntomas mucho más fuertes para el individuo.

Síntomas de la dorsalgia

El dolor dorsal es realmente un aspecto fácil de reconocer e identificar para buscar ayuda médica capacitada. La mayoría de los síntomas ocasionados durante este dolor están relacionados en su mayoría por distintas causas, ya que, es realmente raro encontrar un caso que surja a raíz de una única causa.

Los síntomas más comunes que suelen experimentarse son dolor intenso y constante entre los omóplatos especialmente en las últimas horas del día al finalizar la rutina, incomodidad y dolor corporal al cambiar de postura y por último molestia en la zona incluso tras un día de reposo.

musculos dorsalgiaDiagnóstico

El diagnostico de la dorsalgia debe ser realizado por un médico especialista o un fisioterapeuta. Para los casos leves se suelen realizar exámenes de exploración palpatoria física en la región afectada y en base a ello se determina un tratamiento.

No obstante, en casos graves como una deformidad, la presencia de escápula alada, etc., la evaluación a revisar debe ser mucho más profunda a través de distintos exámenes médicos como: radiografías, resonancias magnéticas y TAC (en el caso de hernias o sospecha de discos afectados). Es importante mencionar que aunque estos exámenes suelen ser realmente eficaces, si el paciente solo sufre un dolor de espalda que no este relacionado con la dorsalgia, en estos estudios no encontrarán información relevante en la mayoría de los casos.

Tratamiento de la dorsalgia

El tratamiento de la dorsalgia suele basarse en la intención de aliviar los síntomas de dolor y molestias que el mismo genera. Para ello el médico determinará un tratamiento médico compuesto de medicamentos anti inflamatorios o analgésicos que generarán una sensación de alivio. Además, en conjunto con el tratamiento farmacológico, e deberán realizar sesiones de tratamiento con un fisioterapeuta.

Los fisioterapeutas serán los encargados de realizar distintos tratamientos como masajes, estiramientos, terapia miofascial, aplicación de calor y frío en la zona afectada, localización y tratamiento de los puntos de gatillo, etc. De esta manera, se logrará una sensación de alivio mucho más rápido y eficaz en los pacientes.

Por otro lado, también podrán encontrar tratamientos instrumentales, los cuales se realizan con laser o la tecarterapia únicamente para casos de dolor agudo de dorsalgia. Además, en la mayoría de los casos los médicos encargarán una serie de ejercicios que deben ser realizados de forma diaria en el hogar para conseguir resultados efectivos en las horas de terapia.

Prevención de la dorsalgia

La dorsalgia es una lesión que puede ser prevenida con ciertas acciones tan básicas que en muchas ocasiones no tomamos en cuenta. Entre las prevenciones que debemos tomar están:

  • Asegurarnos de mantener una postura dorsal correcta durante todo el día.
  • Evitar levantar objetos realmente pesados que se nos dificulte movernos, es decir, no sobre esforzarnos.
  • En lo posible evitar el uso constante de zapatos con tacones altos.
  • Adaptar los asientos (ya sea con almohadillas, gel, etc) para garantizar la posición más cómoda para la espalda.
  • Utilizar colchones para dormir firmes que te garanticen una correcta postura en todo momento.
  • Realizar distintos deportes aprobados previamente por el médico especializado como nadar, correr, yoga, etc.
  • Practica de ejercicios de ejercicios en el hogar determinados previamente por un fisioterapeuta.
Para finalizar, la dorsalgia suele percibirse como una lesión fácil de superar o de sencillo tratamiento, sin embargo, no es tan sencilla. El dolor que provoca esta lesión puede llegar a ser realmente agudo y su tratamiento durar un par de meses antes de conseguir los resultados que se esperan. Razón por la cual, en caso de experimentar alguno de estos síntomas se recomienda asistir inmediatamente a un médico especializado, en vez de automedicarse o autotratarse, ya que, únicamente el personal capacitado será el que podrá orientarlo y ayudarlo a eliminar la dorsalgia de su cuerpo.

 

 

Abrir chat