La lumbalgia es una experiencia a la que todo ser humano está expuesto a experimentar en algún momento de su vida. Sin embargo, en muchos casos no hay de que preocuparse porque, aunque el dolor pueda ser intenso durante algunos días, muchas veces pasará sin necesidad de realizar un tratamiento médico.

Si quieres conocer más sobre el dolor lumbar, sus causas, como prevenirlo y su tratamiento, te recomendamos no perder ningún detalle de este post.

¿Qué es el dolor lumbar?

El dolor lumbar o también conocido como lumbalgia es una sensación de dolor intenso (si no se ha realizado ningún tratamiento), que se ubica en la parte baja de la espalda y puede durar entre un par de horas, días o incluso semanas; sin embargo, el dolor de espalda crónico podría llegar a extenderse hasta 3 meses de duración. Esta lesión puede ser provocada por distintas opciones como la lesión en un músculo o ligamento, pero de sus causas, hablaremos con detalle más adelante.

Las personas más propensas a experimentar este dolor suelen ubicarse entre los 30 y 50 años de edad, debido a que con el paso del tiempo, nuestro cuerpo comenzará a envejecer, provocando de este modo una reducción significativa del líquido que se encuentra en las vertebras de la columna. Por este motivo, se generan irritaciones más fácilmente y se genera una pérdida del tono muscular que permite que la espalda se encuentre más propensa a sufrir lesiones.

Por otra parte, según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, la lumbalgia es una de las lesiones más comunes que suele generar alguna discapacidad laboral. De hecho, se estima que en países como Estados Unidos la cifra de personas afectadas por este dolor (en algún momento de su vida) podría alcanzar hasta el 80%.

Anatomía de la espalda baja

Para entender en profundidad que es el dolor lumbar es importante comprender la estructura ósea y de tejidos de esta zona del cuerpo. En la parte baja de la espalda se encuentran las vertebras, los discos intervertebrales, distintos ligamentos alrededor de la columna vertebral y los discos, la medula espinal, músculos, los órganos internos de la pelvis y el abdomen y una capa de piel para recubrir esta zona.

La anatomía ósea de la columna lumbar cuenta con 33 vertebras durante la niñez y 24 vertebras en la adultez. Cada una de ellas (vertebras), está compuesta por un fuerte cuerpo oseo que permite que se encuentren apiladas juntas para proporcionarle al cuerpo una estructura de soporte móvil que sea capaz de aguantar todo el peso de los tejidos que se encuentren por encima de las nalgas; pero, sobre todo, son las encargadas de proteger la medula espinal de daños o lesiones que serían capaces de provocar grandes consecuencias para el individuo.

Los discos están compuestos con un diseño muy parecido al de una rosquilla, su parte central cuenta con un componente blando y el anillo externo es firme y circundante. Son considerados como unas almohadillas ubicadas entre la estructura de cada vértebra. Su función es minimizar lo máximo posible el impacto de cualquier fuerza de estrés en la columna, evitando de este modo lesiones por causas tanto internas como externas. No obstante, esto no significa que las mismas no puedan verse afectadas, ya que, la porción central de disco puede romperse y generar irritación en los tejidos nerviosos de la zona.

En cuanto a los ligamentos, estos son los encargados de proporcionar la unión entre sí de cada vértebra y rodear cada uno de los discos. También tenemos los nervios, que son los encargados de estimular los músculos de la parte baja y las extremidades inferiores, y permitirles desarrollar sensaciones en cada uno de ellos. Además, en esta zona encontraremos vasos sanguíneos importantes encargados de llevar la sangre a distintas partes inferiores del cuerpo.

Por último, en la zona lumbar encontraremos distintos grupos musculares que permiten realizar movimientos básicos de rotación de la columna, extensión y flexión de distintas extremidades inferiores etc.

Todo lo antes descrito se encuentra protegido por la piel humana, para evitar el daño de cualquiera de estos aspectos tan importantes para el funcionamiento correcto del organismo del ser humano.

5 Funciones de la parte baja de la espalda

  1. La función principal de la espalda es ser capaz de soportar todo el peso de la parte superior del cuerpo.
  2. Permitir al cuerpo un movimiento bastante libre y flexible; es por esta razón que la columna (a diferencia de todos los huesos de nuestro cuerpo) se encuentra fraccionada en 24 vertebras y no como un hueso sólido y recto que dificulte el movimiento.
  3. Debe proteger la médula espinal a través de la protección de las vértebras, de esta manera se evitan daños graves que afectan el funcionamiento del cuerpo.
  4. Permite la contracción de la musculatura de la espalda, siendo un contrapeso capaz de compensar los movimientos que realiza todo nuestro cuerpo diariamente.
  5. Garantizar un centro de gravedad corporal estable.

Principales causas del dolor lumbar

Para entender un poco más la lumbalgia es importante tener en cuenta cuales son las causas que la generan, pudiendo ser estas muy diversas, pero entre las más comunes encontraremos:

Lesión en el disco

Anteriormente mencionamos que los discos son los responsables de crear una amortiguación en las vértebras, pero debido a su posición en la parte posterior se encuentran propensos a experimentar distintas lesiones como roturas o hernias.

Los discos herniados o también conocidos como un disco roto, ocurren cuando el cartílago que normalmente rodea al disco, ahora ejerce presión contra la médula espinal o las raíces nerviosas. Esta acción genera que el disco se extienda fuera de su posición normal y no realice correctamente la amortiguación entre las vértebras. Esta causa en particular, suele causarse por levantar pesos extremadamente altos o un mal movimiento en la espalda, llegando a provocar un dolor más intenso que puede durar más de 72 horas.

Ciática

Cuando el disco herniado genera presión al nervio ciático, la ciática puede verse realmente afectada con presencia de dolor constante, ardor o sensación de alfileres o agujas en la piel. Debemos tener en cuenta que el nervio ciático es responsable de conectar la columna con las piernas, de manera que, el dolor puede llegar a extenderse hasta los pies.

Estenosis Espinal

La estenosis espinal es una lesión que se produce cuando la columna vertebral (por degeneración de los discos) se estrecha, generando en la médula espinal y los nervios una presión bastante dolorosa. Dicha presión puede provocar: entumecimiento, calambres y debilidad en cualquier parte del cuerpo, generalmente los síntomas suelen empeorar cuando las personas tratan de levantarse o caminar.

Curvaturas anormales de la columna

Las curvaturas anormales de la columna pueden ser causadas por distintas condiciones congénitas, sean estas la escoliosis, la cifosis o la lordosis. En su mayoría estás condiciones son diagnosticadas desde la infancia o la adolescencia, ya que, la mala posición de la columna suele generar una fuente de dolor constante y ejercer presión en músculos, vertebras, tendones, etc.

Artritis

La artritis es una enfermedad responsable de generar inflamación en las articulaciones, de manera que, se dificulta el movimiento flexible de la espalda y potencia el dolor en distintas partes del cuerpo.

Fibromialgia

Es un dolor en los músculos, tendones y articulaciones que se produce a largo plazo y suele generan sensibilidad.

Espondilitis

La espondilitis es la acción inflamatoria de las articulaciones entre los huesos de la columna, dificultando mucho su movimiento y flexibilidad.

Espondilosis

Este trastorno degenerativo está caracterizado por ocasionar una disminución de la estructura y funcionamiento de la columna vertebral. De manera que, mientras más años pasen, las vértebras, articulaciones, discos, etc., se irán degenerando ocasionando dolores bajos en la espalda.

Causas adicionales

Otras razones, las cuales no son tan frecuentes que generarán dolores en la espalda baja (dependiendo de las características del individuo) pueden ser ocasionadas por:

  • Embarazo
  • Problemas en el ovario
  • Cáncer

¿Cómo se diagnostica el dolor lumbar?

Es importante destacar que el diagnóstico del dolor lumbar puede ser realizado a través de un autodiagnóstico, donde la persona evalué los síntomas y lo compare con los que está presentando. Sin embargo, como siempre recomendaremos, lo mejor es contar con asistencia médica especializada que realice un análisis de sus reflejos y respuestas para determinar la causa exacta de la lumbalgia y el tratamiento que deberá realizar.

La principal manera de diagnosticar la lumbalgia es a través de la confirmación de que los pacientes estén padeciendo los síntomas, como:

  1. Falta de control intestinal.
  2. Debilidad
  3. Fiebre
  4. Pérdida de peso.
  5. Dolor continuo de la espalda baja.

Otra manera de determinarlo es a través de estudios mucho más especializados como:

  1. Radiografías.
  2. Tomografías.
  3. Resonancias magnéticas.
  4. Ultrasonidos

Tratamientos del dolor lumbar

Médico

Cómo hemos comentado en varias ocasiones, el dolor lumbar puede ser generado por distintas causas y es capaz de provocar distintos síntomas, por lo que, el tratamiento médico recetado estará destinado a trabajar con la causa y disminuir la influencia de los síntomas. Entre los tratamientos médicos más comunes podremos encontrar:

  • Medicamentos especializados.
  • Relajantes musculares.
  • Esteroides para reducir la inflamación.
  • Terapia física con un fisioterapeuta.
  • Aparatos médicos.

Cuidados en el hogar

En nuestro hogar también es posible realizar un tratamiento de autocuidado para combatir al dolor de la espalda baja, entre las opciones que podemos realizar están:

  • Mantener un reposo por al menos 72 horas, aplicando constantemente hielo en la zona afectada.
  • Alterne colocando entre 20 minutos de hielo y 20 minutos de calor varias veces al día en la zona afectada. Con esta técnica lo que se busca es disminuir el dolor muscular mediante la relajación de los músculos.
  • Un masaje leve después de un baño de agua tibia puede ayudar a disminuir la tensión en los músculos.

Estas recomendaciones solo están diseñadas para ayudarle a combatir las primeras horas de dolor, si después de 72 horas el mismo persiste se recomienda buscar atención médica.

Como prevenir el dolor lumbar

  • Ejercitando regularmente los músculos de la espalda y el abdomen para fortalecerlos.
  • Evitar el sobrepeso, ya que, este genera un efecto negativo en las vertebras.
  • Abstenerse de levantar objetos muy pesados y en caso de hacerlo realizar correctamente la acción, es decir, doblando las rodillas y levantando el peso ejerciendo la presión en las piernas.
  • Trabajar en una postura adecuada.
  • Evitar el uso de zapatos de tacón.
  • Dormir en superficies firmes.

Para finalizar, es importante destacar que aunque el dolor lumbar pueda ser tratado desde el hogar, si se excede de las 72 horas es necesario buscar ayuda médica. Además, en caso de dolor, recomendamos no automedicarse y contar con la opinión de un profesional, para evitar que, esta acción empeore los síntomas que está padeciendo.

 

Abrir chat