Para empezar, vamos a definir y describir quien es un osteópata y ¿qué es la Osteopatía o Medicina Osteopática tal cual se define en muchos países ?

El osteópata es un profesional de la salud que está específicamente entrenado para diagnosticar problemas de salud, y juega un papel fundamental en el diagnóstico, tratamiento y cuidado de personas de todas las edades. La base de conocimiento para la intervención diagnóstica y terapéutica es la anatomía y fisiología del cuerpo humano, el profundo conocimiento de la biomecánica de los tejidos, todo ello para saber interpretar las alteraciones anatomo-funcionales que se producen antes y durante la fase patológica y sintomática.

El objetivo del osteópata es recuperar la función normal de los tejidos, consiguiendo al mismo tiempo la disminución o resolución de los síntomas. Igualmente es fundamental el conocimiento adquirido por el osteópata sobre fisiopatología, patomecánica, semiología, interpretación de pruebas complementarias para poner en relación los síntomas y su exploración clínica manual. Esta base de conocimiento le permite establecer las indicaciones y contraindicaciones al tratamiento osteopático y derivar o aconsejar otros tratamientos médicos o fisioterapéuticos a su paciente, si lo considera necesario. El osteópata asume, como parte fundamental de su actuación, la atención multidisciplinar en el marco de una comunidad de profesionales de ciencias de la salud.

En algunos países europeos, la osteopatía está regulada como profesión independiente. Sin embargo, hay otros países que no tienen una regulación específica para la profesión de osteopatía o, como en el caso de España, la osteopatía está regulada según el Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre de la orden CIN Ministerial, como una competencia del Fisioterapeuta.
La Osteopatía es un método que evalúa, trata y previene una amplia gama de problemas de salud. Para ello, los fisioterapeutas osteópatas utilizan una combinación de técnicas de movimiento, estiramiento, masaje profundo de tejidos y la manipulación de los músculos y articulaciones del paciente para mejorar la función, aliviar el dolor y ayudar a la recuperación.

El cuerpo tiene la capacidad natural digamos de, “auto-curarse”, si sus sistemas de defensa, nutrientes, integridad anatómica y funcional de los tejidos, vascularización etc, sean los adecuados. Es decir, es el propio laboratorio corporal el que soluciona sus problemas tan pronto se le dan las condiciones para su correcto funcionamiento, en estas condiciones, a veces, participamos, ayudamos los profesionales de ciencias de la salud en general, cada cual con sus herramientas, aquellas que su ámbito de conocimiento ha desarrollado. En este caso, la Osteopatía, actúa ayudando a recuperar las alteraciones biomecánicas en cualesquiera de los tejidos conjuntivos corporales.

¿Cuando sobreviene la disfuncionalidad, el síntoma, el sufrimiento, la enfermedad ?

Cuando la relación entre la capacidad orgánica para mantener su fisiología en equilibrio, defenderse de agresiones externas, químicas, ambientales, traumáticas, estrés emocional, o disfunciones internas, sobrevenidas por una inadecuada calidad de vida, tanto en lo referido a alimentación, sedentarismo o sobre esfuerzos físicos etc, se ve desequilibrada, es decir cuando se rompe el equilibrio de la fisiología orgánica y su capacidad para adaptarse a las solicitaciones internas o externas. Obviamente esto tiene mucho que ver con la edad, predisposición orgánica individual y condiciones medioambientales en las que nos desenvolvemos.

El fisioterapeuta osteópata puede  ayudar a mejorar, resolver los procesos disfuncionales y mejorar así la función, disminuir o hacer desaparecer los síntomas. Es decir, un osteópata puede facilitar  la restauración de la función normal del organismo. El principio de la osteopatía es que el bienestar de la persona se basa en la forma en que los diferentes tejidos y estructuras internas trabajan entre sí.

¿En qué casos está indicada la Osteopatía ?

Aunque los osteópatas son bien conocidos por tratar el dolor de espalda, la práctica de la osteopatía puede ayudar a aliviar los síntomas de una amplia gama de afecciones. Los osteópatas tratan el dolor articular, las afecciones neuromusculares, las afecciones digestivas, ginecológicas, dolores de cabeza y la prevención de la migraña, entre otros muchos procesos.

¿Qué puede esperar en la primera cita con un fisioterapeuta osteópata?

Al visitar a un osteópata por primera vez, es normal sentirse un poco inseguro puesto  que a veces, uno no sabe en qué va a consistir la consulta.

Al comienzo de su primera cita, su osteópata le hará preguntas sobre su historial médico y su estilo de vida, así como sobre los síntomas que esté experimentando, motivo por el cual acude a la consulta. Esto es muy importante, ya que junto a la exploración clínica que le realizará, el osteópata podrá hacer un diagnóstico preciso y  sugerir un tratamiento adecuado.
El osteópata tomará nota y generará su historia clínica que pasará al registro de historias clínicas y, además. Los datos serán tratados como confidenciales de acuerdo con los estándares de práctica clínica en Osteopatía y el Reglamento General de Protección de datos (RGDP).

Su fisioterapeuta osteópata tendrá que examinar el área y/o áreas de su cuerpo que causa las molestias.

A veces, la causa del problema puede estar en un área diferente del dolor (por ejemplo,  dolor en el antebrazo puede estar relacionado con las cervicales) por lo que es posible que deba examinar ese segmento de la columna vertebral y quizás otras  del cuerpo. El osteópata necesitará palpar y examinar estas áreas para analizar e identificar los problemas, y le explicará lo que está haciendo a medida que avance en su proceso diagnóstico.

La mayoría de los osteópatas comenzarán su tratamiento en su primera cita, pero a veces pueden requerir más pruebas, por ejemplo, análisis de sangre o radiografías, o él mismo realizará un estudio ecográfico. A veces también puede ocurrir que se sospeche o se  diagnostique una enfermedad que sea una contraindicación para aplicar el tratamiento osteopático o bien requiera la intervención conjunta con otros profesionales. En ese caso, el osteópata le derivará a su médico general o especialista  u otro profesional de la salud apropiado, como podólogo, psicólogo, optometrista, dentista etc.

Al contrario de lo que algunos pudieran pensar, el tratamiento osteopático es generalmente un método suave y que no debe producir dolor durante su aplicación. Cosa diferente es sentir alguna incomodidad durante y después del tratamiento, en todo caso dependerá del carácter agudo o crónico de los síntomas que presente. En cada sesión de tratamiento se reevalúa y verifica el grado de aceptación de los tejidos para someterse a mayor o menor solicitación terapéutica en grados de no dolor.

El objetivo de cada sesión de tratamiento es resolver el fondo del problema, tratar la causa primaria e intervenir sobre el conjunto de tejidos implicados en lo que llamamos “cadena lesional”, es decir, conjunto de tejidos musculo esqueléticos, viscerales, craneales, en todo caso cualesquiera tejido conjuntivo biomecánico que pueda estar implicado en la lesión. Todo ello como intervención terapéutica de fondo para solucionar el problema de forma definitiva. Pero existe también un objetivo inmediato, y es que el paciente mejore sus síntomas lo antes posible, o sea, disminuir dolor y devolverle movilidad y confort.

Si necesitas un osteopata en Ciudad Real, puedes visitar el enlace anterior dónde encontrarás información sobre nuestro equipo, servicios y datos de contacto.
Abrir chat