La hernia discal se define como un desplazamiento de los discos que se encuentran entre las vertebras. En función del desplazamiento se producirá una sintomatología asociada. Los discos intervertrables están formados por dos estructuras: un núcleo pulposo y un anillo fibroso externo. En el núcleo pulposo se segregan sustancias como colágeno y contiene proteoglicanos, los cuales favorecen el almacenamiento del agua, generando una presión idónea para poder resistir la compresión axial que soporta la columna vertebral. La función del anillo fibroso externo es la de mantener el núcleo pulposo en el centro del disco.

La importancia de la estructura del disco intervertebral radica en que el desarrollo de la hernia discal puede ser desencadenado por cambios en dicha composición. Se sostiene que una de las causas que favorecen su aparición son las alteraciones biológicas del disco tales como la disminución de la retención del agua en el núcleo pulposo, el aumento del porcentaje de colágeno dentro del núcleo pulposo entre otras reacciones que tienen lugar.

Sintomas de hernia discal:

  • C5: Dolor en el cuello, en el hombro y también en la zona de la escápula (omoplato). Sensación de entumecimiento en la zona lateral del brazo y debilidad en movimientos del hombro como rotación externa y sepación del brazo del cuerpo. También debilidad en la flexión del codo.
  • C6: Dolor en el cuello, en el hombro, la escápula, en la zona lateral del brazo, en el antebrazo e incluso en las manos. Este dolor se acompaña de sensación de entumecimiento en el antebrazo y en dedos como el pulgar y el índice. También se presenta pérdida de la fuerza o sensación de debilidad en movimientos del hombro como separación del brazo del cuerpo, las rotaciones y los movimientos que implican el giro del antebrazo.
  • C7: Dolor en el cuello, en el hombro y en el dedo corazón. La sensación de entumecimiento se concentra en la mano, concretamente en la zona palmas y en los dedos índice y corazón. La debilidad en este caso se centra en la muñeca y el codo, y en los movimientos que requieren su implicación: flexión de la muñeca, desviación radial de la muñeca y la pronación del antebrazo.
  • C8: Dolor en el cuello, en el hombro y la zona interna del antebrazo. El entumecimiento también se da como en el caso anterior. Sin embargo, la sensación de debilidad se produce en la realización de otros movimientos: extensión de los dedos, desviación cubital de la muñeca y los movimientos del pulgar.
  • T1: Dolor en la zona del cuello, parte interna del brazo y el antebrazo. El entumecimiento se produce en la parte anterior del brazo e interna del antebrazo. La debilidad se produce en los movimientos del pulgar.
  • L1: Dolor y pérdida de sensibilidad en la zona inguinal. En ocasiones puede presentarse pérdida de fuerza en la flexión de cadera, pero no suele darse.
  • L2-L3-L4: Dolor de espalda que se irradia hacia la parte delantera del muslo y la parte interna de la pierna. Pérdida de la sensibilidad en la parte anterior del muslo. Pérdida de fuerza en los movimientos de flexión y aducción de cadera y extensión de rodilla.
  • L5: Dolor de espalda que se desplaza hacia la zona de la nalga, parte externa del muslo, dorso del pie y el dedo gordo del pie. Pérdida de sensibilidad en el dorso del pie y entre el primer y el segundo dedo. Los movimientos alterados son la separación de la pierna, la flexión de la rodilla; la flexión dorsal, la inversión y eversión del pie y la flexión y extensión de los dedos del pie.
  • S1: Dolor en la espalda que se irradia a la nalga y a la parte externa y de detrás del muslo. También se presenta el dolor y pérdida de la sensibilidad en la zona externa y en la planta del pie. La pérdida de fuerza se produce en los movimientos de extensión de cadera, flexión de rodilla y flexión plantar del pie.
  • S2-S4: Dolor en la zona del sacro y en los glúteos, que se desplaza hacia la la parte de detrás de la pierna. Pérdida de sensibilidad de la zona glútea, perineal y perianal.

lumbar

Bibliografia: Fisiosite

Abrir chat