La endometriosis es una enfermedad debilitante con características de inflamación crónica y se define como la presencia de glándulas endometriales funcionales y estroma fuera de la cavidad uterina, en las estucturas vecinas, como los ovarios o la parte posterior de la región pélvica como el fondo de saco de Douglas y ligamentos uterosacros( un tejido ligamentoso que une el utero al sacro). Desgraciadamente, poco se conoce al dia de hoy respecto a la causa de esta entidad patológica pero si se conocen los efectos que produce en el cuerpo.

El tratamiento del dolor causado por la endometriosis es un problema crucial. Sin embargo, poco conocida por el público en general, la enfermedad afecta del 10 al 15% de las mujeres en edad fértil. Ésta causa síntomas incapacitantes, que afectan a mujeres jóvenes, como malestar físico severo, dificultad en las relaciones sexuales, sufrimiento durante la menstruación, dolor lumbar inespecífico y pélvico crónico e infertilidad; de hecho la prevalencia de esta entidad aumenta hasta un 30 % en pacientes con infertilidad y hasta un 45 % en pacientes con dolor pélvico crónico. Sin embargo, las estrategias terapéuticas disponibles actualmente son insatisfactorias.

“Al principio, los pacientes describen un dolor insoportable durante la menstruación. Con el tiempo, experimentan un pico de intensidad durante la menstruación y el área del dolor se extiende al área abdominal, el sistema digestivo y la zona lumbar, por ejemplo “, dice el Dr. Lhuillery, médico del dolor en el Centro de la endometriosis del Grupo Hospitalario Paris Saint-Joseph (GHPSJ). En este centro, DelphineLhuillery se esfuerza por encontrar métodos no farmacológicos, como la osteopatía, mesoterapia o sofrología, adaptados a las necesidades de cada paciente. La idea no es desacreditar las soluciones actuales (tratamiento hormonal, antiinflamatorios y cirugía) sino proponer un complemento, tratando la causa más que el síntoma.

El sufrimiento debido a la endometriosis no puede explicarse por un solo mecanismo sino por tres: fisiológico o bioquímico, corporal y psíquico. Básicamente, el dolor proviene de la inflamación durante la menstruación, pero no solo eso. La enfermedad también causa irritación de los nervios pequeños alrededor de la región uterina. Para aliviar a las mujeres que solo sufren durante su período, la medicina occidental recurre a medicamentos antiinflamatorios o tratamientos hormonales. Al eliminar las reglas, este último elimina una primera fuente de dolor. Para aquellos que sufren a diario porque la inflamación durante la menstruación causa irritación de los nervios, los antidepresivos se usan con fines analgésicos. Pero estos nervios irritados también causan la inmovilización de tejidos y órganos. Rígidos, se vuelven dolorosos ellos mismos. Finalmente, se puede observar también una agitación o irritación a nivel cortical. En otras palabras, una reacción cerebral que aumenta la percepción del dolor .

Es sobre estas dos últimas dimensiones, corporal y psicológica, que la medicina manual a veces hace “milagros”. La osteopatía “activa la circulación sanguínea y alivia la tensión ligamentosa”,  según dicen los ginecólogos que conocen los beneficios de la osteopatía. Gracias a una suave manipulación concentrada en el área de la pelvis, la técnica restaura la movilidad a los tejidos internos. Actúa así en el sistema digestivo, vaginal, uterino e incluso lumbar.
El término “osteopatía” describe un método terapéutico de diagnóstico y tratamiento desarrollada por el estadounidense Andrew Taylor Still. Su base central se encuentra en las estructuras musculo-fasciales y su influencia en los síntomas somáticos.

Realmente lo que se busca en la osteopatía, es la causa que pudiera provocar de las disfunciones del problema más que tratar el síntoma en sí. Y esto se realiza que a través de las manos sin usar otro tipo de herramienta. Se hace por tanto un buen diagnóstico y tratamiento tanto en el sistema musculoesquético, con el fin de obtener una buena movilidad articular sin restricciones y una textura correcta de cada tejido, ligamentoso, muscular, tendinoso.., como a nivel visceral, buscando puntos dolorosos a nivel abdominal o pélvico, como a nivel craneal, aliviando tensiones a nivel de diferentes lugares de la esfera craneal.

Con el tratamiento osteopático, la sensación de comodidad es casi inmediata, el desafío entonces es hacer que dure. Para hacer esto, una solución: el deporte. Piscina, yoga, correr. La ausencia de la práctica deportiva se debe evitar. Lo principal es encontrar la actividad deportiva que se adapte mejor para el paciente.
Respecto a otro aspecto importante de la salud, la nutrición, si no cura la enfermedad, también es un suplemento de atención primaria para reducir el dolor y los síntomas. ¿Deberíamos adoptar una dieta antiinflamatoria? Las opiniones de los doctores divergen. Una cosa es cierta, sin cambiar radicalmente las dietas, más que nunca, uno debe comer productos equilibrados y variados, preferiblemente frescos y orgánicos. En la práctica, recurrimos a aceites de linaza, nueces o colza. Los pescados grasos como el salmón (orgánico), la caballa o los arenques son esenciales para su contenido de “buena grasa”. Las frutas rojas, las verduras de hojas verdes (espinacas, coles) o el chocolate negro son interesantes por su riqueza en antioxidantes. Las legumbres (frijoles, lentejas, frijoles) y las especias también tienen propiedades antiinflamatorias. Evitamos: omega-6 en aceite de girasol y productos ricos en maíz. También se prohibirán las grasas saturadas contenidas en la comida chatarra o “ fastfood” , productos refinados (pastelería, galletas, refrescos), embutidos, productos lácteos ricos en grasas, leches y quesos.

índiceimages

Bibliografía
1. Mehedintu C, Plotogea MN, Ionescu S, Antonovici M .Endometriosis still a challenge.J MedLife. 2014 Sep 15;7(3):349-57.
2. Signorile PG, Viceconte R, Baldi A. Novel dietarysupplementassociation reduces symptoms in endometriosis patients. J CellPhysiol. 2018 Aug;233(8):5920-5925.
3. Sillem M, Juhasz-Böss I, Klausmeier I, Mechsner S, Siedentopf F, Solomayer E.Osteopathy for Endometriosis and ChronicPelvicPain – a PilotStudy.GeburtshilfeFrauenheilkd. 2016 Sep;76(9):960-963.
4. Daraï C, Deboute O, Zacharopoulou C, Laas E, Canlorbe G, Belghiti J, Zilberman S, Ballester M, Daraï E.Impact of osteopathicmanipulativetherapyonquality of life of patientswithdeepinfiltrating endometriosis withcolorectalinvolvement: results of a pilotstudy.Eur J ObstetGynecolReprod Biol. 2015 May;188:70-3.
5. Olive DL. Endometriosis in ClinicalPractice. London and New York: Taylor and Francis. 2005.
6. Van Gorp T, Amant F. Endometriosis and thedevelopment of malignanttumours of the pelvis. A review of literature. BestPractice and Research. . ClinicalObstetrics and Gynaecology. 2004;18:349–371.
7.Orrock P J, Myers S P. Osteopathicintervention in chronic non-specificlow back pain: a systematicreview. BMC MusculoskeletDisord. 2013;14:129
8. Chown M, Whittamore L, Rush M, Allan S, Stott D, Archer M. A prospectivestudy of patientswithchronic back painrandomisedtogroupexercise, physiotherapyorosteopathy. Physiotherapy.2008;94(1):21–28.
9. OphélieOstermann. Le figaro. Endométriose :soulager la douleurgrâce à l’ostéopathie, la méditation et la sophrologie. 13 march 2017.

Abrir chat