6 consejos para obtener buenos resultados

  1. El dolor de cabeza puede estar siendo generado por las fibras sensitivas de los nervios craneales trigémino, vago e hipogloso. Por lo que deberemos, mediante la anamnesis, intentar determinar la posible disfunción de alguno de ellos.
  2. Atender la esfera visceral, en el caso del nervio vago, y al núcleo trigémino cervical, en el caso del quinto nervio, serán puntos principales para el diagnóstico y tratamiento.
  3. En cualquiera de los casos, eliminar las tensiones de la base craneal, es vital para el buen funcionamiento neurovascular.
  4. Determinar el patrón postural es necesario, ya que una posición adelantada de la cabeza nos generará gran cantidad de puntos gatillo activos que pueden manifestar su dolor referido en la cabeza.
  5. La consideración la biodinámica de los líquidos intracraneales pasa por liberar toda la región cervical y base craneal, así como la manipulación a nivel de las astas laterales torácicas altas,  responsables del estímulo neurovascular cráneocervical.
  6. No debemos olvidarnos de comprobar la posible repercusión craneofacial en cuanto a la asociación o no de un posible síndrome temporomandibular, por ejemplo,  por bruxismo.

La cefalea tensional es una patología que afecta a una amplia población, por lo que es un problema de magnitud mundial (OMS) ya que repercute tanto en el aspecto social, laboral como emocional teniendo así, consecuencias en la calidad de vida del que la sufre.