En España la fisioterapia es un grado universitario que tiene una duración de 4 años.

En 1968, la Organización Mundial de la Salud (OMS) creó la definición de fisioterapia. La define como la ciencia del tratamiento por medio del ejercicio terapéutico y agentes físicos (calor, frío, luz, agua, masaje y electricidad). Incluye, además, la ejecución de pruebas eléctricas y manuales para determinar el valor de afectación y fuerza muscular. También pruebas para determinar capacidades funcionales, la amplitud del movimiento articular y medidas de la capacidad vital. El fisioterapeuta tiene la capacidad para aplicar todas estas terapias. No sólo damos masajes sino que existen fisioterapeutas especializados en neurología o respiratoria, pasando por cardiología, y sin olvidar nunca el sistema músculo-esquelético, sobre todo con ejercicio terapéutico.

La osteopatía es la ciencia médica que trata al individuo de manera global y holística. En su acercamiento diagnóstico busca la causa y el origen de la lesión. Busca y atiende las zonas de hipomovilidad, es decir, zonas que no se mueven correctamente o que están bloqueadas.

Su abordaje completo hace que abarque todas las esferas del paciente (estructural, craneal y visceral) con test y técnicas específicas de diagnóstico y tratamiento.

En España, actualmente y según la legislación vigente, la Osteopatía carece de regulación como profesión independiente.“La legislación española (Real Decreto 1001/2002) establece que son funciones de los fisioterapeutas, entre otras, el establecimiento y la aplicación de cuantos medios físicos puedan ser utilizados con efectos terapéuticos en los tratamiento… y la realización de actos y tratamientos de masaje, osteopatía quiropraxia, técnicas terapéuticas reflejas y demás terapias manuales específicas, alternativas o complementarias afines al campo de la fisioterapia”

La formación del fisioterapeuta como profesional sanitario, reconocido por el Ministerio de Sanidad y Política Social, incluye expresamente a la osteopatía como disciplina específica durante su formación universitaria.

Una de las diferencias más claras es el método de diagnóstico que se le realiza al paciente. En osteopatía como hemos dicho, se da un enfoque más holístico. Se busca integrar todas las esferas de la salud del paciente. En fisioterapia quizás nos centremos más en la zona de la lesión para buscar el origen y sobre todo en causas del aparato locomotor sin tener en cuenta la parte visceral y fluídica del paciente.

También hay que destacar la parte de electroterapia de la fisioterapia donde se usan diferentes máquinas para el diagnóstico y tratamiento. Sin embargo, en osteopatía básicamente se hace un diagnostico y tratamiento manual.

Otra diferencia básica es la frecuencia entre los tratamientos. En fisioterapia y según la patología se pueden hacer sesiones a diario. En osteopatía en casi ningún caso se hacen sesiones con menos de tres días de diferencia. Lo más normal dejar hasta una semana o diez días entre las sesiones. Esto se debe al principio osteopático de autoregulación del cuerpo. Buscamos dejar tiempo al propio organismo para recuperarse con la ayuda de nuestro tratamiento. Este principio también es bastante característico de la osteopatía: “nosotros no curamos, facilitamos la curación propia de nuestro organismo”.