Antes de comenzar a exponer el propósito de este artículo es importante tener en cuenta varios conceptos, como por ejemplo los diferentes tipos de clasificaciones que existen  en relación a las lesiones musculares, atendiendo a su mecanismo las más frecuentes son:

  1. Lesiones intrínsecas o también denominadas indirectas: en las cuales generalmente una fuerza externa no genera la lesión
  2. Lesiones extrínsecas o bien directas

Dentro de las lesiones intrínsecas se encuentran las denominadas roturas de fibras que varían en función de su grado. Por tanto, los desgarros musculares abarcan desde las lesiones microscópicas como aquellas en las que se da una ruptura total del vientre muscular. Este tipo de lesiones se desencadenan por un estiramiento y una contracción excéntrica brusca. Esta situación extrema que sufre el músculo se produce generalmente en deportes en los que se dan movimientos de aceleración-desaceleración y cambios de dirección bruscos.

El cuádriceps es uno de los músculos más conocidos del cuerpo, debido a que además de ser uno de los que presenta mayor volumen, también gracias a su función se pueden realizar diferentes acciones cotidianas. Está formado a su vez por cuatro vientres musculares que lo conforman: recto femoral, vasto medial, vasto lateral y vasto intermedio. Sufrir un desgarro total de este músculo es una situación muy extraña, sin embargo, el desgarro del músculo recto femoral si se produce con frecuencia, sobre todo, en el ámbito deportivo.

El tratamiento del desgarro que se produce en el recto femoral del cuádriceps dependerá del grado de lesión. Sin embargo, durante los primeros días suele ser pautado reposo activo (es decir, se pueden realizar movimientos), crioterapia, analgésicos para el dolor, respetando los procesos fisiológicos del músculo para su recuperación. Posteriormente es esencial comenzar un tratamiento de fisioterapia basado en terapia manual y ejercicio terapéutico con el fin de restablecer la función que se ha perdido debido a la lesión.

El tratamiento también variará en función de las características del paciente, por tanto no existe un tiempo exacto de recuperación. El plan de ejercicio terapéutico generalmente comienza con ejercicios que requieran contracciones de tipo isométrico, posteriormente concéntricas y por último excéntricas. Como se ha comentado anteriormente, el fisioterapeuta a través de diferentes valoraciones y exploraciones determinará el momento idóneo para cambiar de tipos de ejercicios. También se aplican otras técnicas y métodos, como pueden ser los vendajes y el kinesitape.

Referencia: Fisiosite