Los tendones son estructuras que se encuentran entre los músculos, y los huesos. Estas estructuras, los tendones, no tienen capacidad contráctil y su función se basa en transmitir la fuerza generada por el músculo, al esqueleto óseo pudiendo generar movimiento.

Al tratarse de una estructura que está constantemente en tensión, se convierte en una estructura altamente lesionable. Las lesiones tendinosas pueden estar producidas o influenciadas por múltiples factores.

las lesiones por cargas repetitivas o sobreuso son las más comunes. El porcentaje de lesiones en población general no está establecido, pero en medicina deportiva se encuentra en torno al 30-50 % de las lesiones.

El término tendinitis, es un termino que hace referencia a un proceso inflamatorio del tendón y suele  distinguir 4 etapas:

1) dolor después de la actividad deportiva

2) dolor al principio de la actividad deportiva, desapareciendo con calentamiento y a veces reaparecen con fatiga

3) dolor en reposo y durante la actividad

4) Ruptura del tendón.

Tratamiento del tendón con ejercicio excéntrico.

El tratamiento mediante ejercicio supone la colaboración del paciente, supone la necesidad de crear una adherencia al tratamiento e implica una buena prescripción de ejercicio por parte del Fisioterapeuta para alcanzar los objetivos deseados, generalmente estos son la mejoría de los síntomas del paciente y la readaptación de ese tendón a las cargas.

Como hemos mencionado anteriormente, los tendones no tienen capacidad contráctil, por lo que hay que hablar del proceso de “mecanotransducción”, este proceso hace referencia al proceso por el cual el cuerpo convierte la carga mecánica en respuestas celulares que, a su vez, promueven cambios estructurales. Así, el proceso mejora la alineación de fibras de colágeno con aumento de la resistencia a la carga, estimula la actividad del fibroblastica y formación de colágeno y evita adherencias entre la curación del tendón y el tejido adyacente.

Algunas teorías proponen que durante el ejercicio excéntrico, el flujo sanguíneo se detiene en el área del daño, lo que conduce a la neovascularización y mejora el flujo sanguíneo así permitiendo una curación o mejoría a largo plazo . También han encontrado que el ejercicio excéntrico reduce el flujo de sangre capilar del paratendón, compatible con una disminución del dolor.

Tal tratamiento activo induce una acción regenerativa progresiva en la estructura del tendón, que puede conducir a la curación de tendinopatías, después de un cierto período de tiempo mínimo 20 a 30 sesiones de ejercicios, pero también puede prevenir recaída y cronicidad. Sin embargo, este tratamiento puede ser  doloroso al principio.

El ejercicio excéntrico tiene resultados a corto plazo superiores en comparación con el entrenamiento concéntrico